Anciano de 90 años se ve obligado a ganarse la vida saltando la cuerda en la Plaza de Armas de Santiago

59

El hombre de avanzada edad sería un ex boxeador que realiza esta labor al costado de la Catedral. Lo hace a cambio de monedas ya que su jubilación no le alcanza para vivir. Este caso viene a recordar, una vez más, el deficiente sistema de pensiones en Chile.

Por Mauricio Palma Prat

Hace algunos días se reveló un estudio que colocó a Chile y su sistema 

Hace algunos días se reveló un estudio que colocó a Chile y su sistema de pensiones como el octavo mejor del mundo. Algo muy distinto a lo que se percibe y observa a diario en nuestro país.

Sin ir más lejos, podemos ver el caso de este señor de 90 años, quien, a duras penas, debe saltar la cuerda todos los días para conseguir algunas monedas que le permitan seguir sobreviviendo.

Esta agilidad la obtuvo ya que se trataría de un ex boxeador, tal como comentó Juan, pintor que lleva décadas trabajando en la plaza: “Es un caballero muy ágil, que seguramente fue parte de la época, entre los años ’80 y ’90, donde varios boxeadores se reunían en este sector para luego organizar peleas clandestinas cerca de La Vega a cambio de dinero que el público les daba”.

Otro de los colegas del anciano, el conocido minero-estatua que siempre es posible verlo a la entrada de la Catedral, se admira por la agilidad de este hombre de avanzada edad, pero también reconoce que es una postal de la pobreza y necesidad que a diario se ve en las calles de Santiago, y en el corazón mismo de la capital.

Te puede interesar: Pensiones en Chile: ¿Postergar o no la edad de jubilación?

Una situación precaria e indignante, que refuta cualquier estudio que mencione a Chile como líder en sistema de pensiones.

El video fue registrado por Cristóbal Quero, un joven estudiante de derecho que, al ver al abuelo, no dudo en grabarlo, fotografiarlo y viralizarlo en su Facebook.

Envejecer en Chile

Hace algunos meses surgió el caso de Alicia Flores: una señora de 81 años que recogía cartones. según ella, para mantenerse activa, pero sobre todo para complementar una pensión solidaria de solo $120 mil.

El caso de Alicia, así como el de este anciano, viene a recordarnos una vez más las deficiencias y falta de solidaridad de los sistemas de pensiones en Chile. Incluso, con casos más vergonzosos de personas que reciben hasta menos de $100 mil mensuales.

Envejecer en Chile es una verdadera amenaza y un desafío para la salud. Los sistemas de pensiones hablan de una distribución incluso menos equitativa que los sueldosdonde hay áreas que reciben privilegios. La dificultad se acentúa especialmente para trabajadores que alguna vez ejercieron en el mundo artístico o deportivo, donde la estabilidad laboral les juega una mala pasada a la hora de generar previsión.

Revisa también: Ex futbolistas sufren por bajas pensiones

Tanto este anciano que salta la cuerda, como sus colegas en Plaza de Armas, viven y vivirán una realidad similar. Dependen de sus labores en el día a día y sufren con un sistema previsional que no contempla grados de humanidad. Es parte de la economía y da espacio para que, sin confundirnos, seamos testigos de situaciones donde gente vulnerable deberá seguir trabajando aunque su cuerpo no dé más.

Fuente: chvnoticias.cl